Ir directamente a la información del producto
1 de 1

pneumamusic

PN 1640 AVE MARIS STELLA, TRIPLE CD

PN 1640 AVE MARIS STELLA, TRIPLE CD

Precio habitual €29,50 EUR
Precio habitual Precio de oferta €29,50 EUR
Oferta Agotado
Impuesto incluido.

Índice

AVE MARIS STELLA. Himno litúrgico a Santa María Virgen, siglos X-XV.
EDUARDO PANIAGUA
PN3-1640

INDICE
CD 1
1- Ave maris stella, Codex Apt F-APT, Trésor 16 bis f.15v (1400-1417) Basílica Santa Ana (corte papal de Aviñón). Anónimo a 3 voces. (transcripción Pablo F. Cantalapiedra) 4:47
Canto 1, 2, 3, viola, flata bajo
2- Ave maris stella, Liber Usualis, (edición 1953) pp. 1259, Antifonal Monasticum p.707 3:59
Canto 1, 2, 3, tintinabulum, campana
3- Ave maris stella, Bohemia, Salterio CZ-Pak (Praga) Cim 7 fol,119r-119v. S.XIV, versión mensural (transcripción K. Ruhland) 2:32
Canto 1, 2, 3, coro, flautas tenor, viola, tímpano, cuenco y campanil
4- Ave maris stella, Códice San Esteban, Burgos, E-BUa Frag 61/2, f.3v, Troparium Ms. S. XIII (a 2 voces) (Transcripción Luis Lozano) 3:26
Canto 1, 2, tintinabulum, cuenco y campanil
5- Ave maris stella, Intonarium Toletanus 1515 (Zaragoza 1564) 2:51
Canto 1, 2, 3, gayda, viola, laúd
6- Ave maris stella, Abadía Liré, Normandia, S.XIII, a 2 voces (transcripción K. Ruhland) 2:11
Canto 1, 2, coro, flautas soprano, alto y tenor, violas, cymbalos grandes y gong
7- Ave maris stella Virgo decus virginum. Codex Madrid, Conductus Mss. 20486 Ma f. 113, a 2 voces, h.1260. Biblioteca Nacional, Catedral de Toledo Biblioteca capitular, (transcripción J .C. Asensio) 3:44
Canto 2, 3, flautas soprano y tenor y campana
8- Ave maris stella, Viena Heilingenkreuz, A-HE Ms. 20. Fol 236v, Himnario cisterciense, S.XII, (h.1200) 1:36
Canto 1 y campanillas
9- Ave maris stella, Viena Heilingenkreuz mensural, Ms. 20. (transcripción K. Ruhland 2:17
Canto 1, 2, coro, tímpano, pandero, tintinábulo, cuenco y campanil
10- O Maria Dei, O Maria maris stella. Códice de las Huelgas, Motete doble Nº 137 Burgos HU, f. 124v (Adam de San Victor?) a 3 voces, Monasterio de las Huelgas S. XIII, copiado en 1325 Johannes Roderici (transcripción J. C. Asensio) 3:14
Canto 1, 2, 3, flautas tenor y bajo, cuenco
11- Ave maris stella, Sainte Geneviève, Paris, modo I, F-Pn 113 fol.169r. Canto llano y versión mensural (transcripción E. Paniagua) 3:28
Canto 1, 2, coro, fídula, tromba marina, viola, cítola, santur, cuenco y campanil
12- Ave maris stella, San Cugat del Valles, Liber Consuetudinum, S.XII, origen hispano (transcripción H. Anglés) 5:05
Canto 1, viola oriental y cuenco
13- Ave maris stella, Paris, modo VII, F-Pa 299 fol.448v-449r, Msta 174, Canto llano y versión mensural (transcripción E. Paniagua) 4:25
Canto 1, 2, coro, violas, chirimía, flautas soprano y pícolo y gaita
14- Ave maris stella, Chantilly, Breviario Patriarcado Latino de Jerusalén F-CH Ms. 0050 p.362r, S. XIII. Museo Condé (transcripción E. Paniagua) 2:57
Canto 1, viola oriental, címbalo y campana
15- Ave maris stella, Cancionero Musical de Montecassino, I-MCMs. 871 (olim 871 N) Monasterio de santos Severino y Sossio en Nápoles, Corte aragonesa, S. XV. Nº 62 a 3 voces (anónimo), nº 76 a 4 voces (Damianus), nº 77 a 4 voces (anónimo) 9:35
Canto 1, 2, 3, coro, flautas soprano, alto, tenor y bajo, viola y fídula
TOTAL CD 1 56:13
CD 2
1- Ave maris stella, Códice Viena A-Wn Cod 5094, Han f. 148v, Monasterio agustino Munich (1450-1474), a 3 voces, Anónimo (transcripción Pablo F. Cantalapiedra). Introducción flauta AMS, Salterio Bohemia s.XIV, Praga CZ-Pak Cim 7, fol 119r-119v 3:45
Canto 1, 2, 3, coro, flauta
2- Ave maris stella, Códice cartujano del siglo XII. Alius tonus Modo IV, Antifonale Monasticus Solesmes, p.704/5, Oficio de sábados y vísperas de las fiestas de la Virgen 3:03
Canto 1, 2, 3
3- Ave maris stella, Códice Vaticano Regin 1964 f. 97r S.X-XI, (originaria mozárabe) S.X-XI, h.976 (transcripción Bannister) 4:34
Canto 1, pito rociero, viola, campana
4- Ave maris stella, Utrech, Antifonario Catedral Santa María, S.XII, versión rítmica (transcripción K. Ruhland) 2:13
Canto 1, 2, 3, coro, chirimía, viola, flauta soprano, pandero y campanil
5- Ave maris stella, Silos 30850, GB Lbl (Londres) Add Ms 30850, f.05r, S.XI (dos manos, 1º hispánica, 2º San Gall) Rito romano, notación hispánica mozárabe. (transcripción E. Paniagua) 3:45
Canto 1, viola oriental, cítola, flautas
6- Ave maris stella, Silos 30851, GB Lbl (Londres) Add Ms 30851, f. 141v, S.XI o anterior, notación hispánica, rito hispano (transcripción E. Paniagua) 3:15
Canto 2
7- Ave maris stella, St. Gallen 18, Cod Cantó CH-SGs, Cod 0018, f. 13r. Anunciación de Santa María, S. XI (transcripción E. Paniagua) 4:31
Canto 1, salterio y flautas
8- Ave maris stella, Reggio Emilia, Biblioteca Comunale, Ms. C 408, S.XII 3:36
Canto 3 y cítara
9- Ave maris stella, Virgo decus virginum. Códice de las Huelgas, Conductus Nº 153,
HU, f. 145 (a 3 voces) Monasterio de las Huelgas, Burgos S. XIII (transcripción J. C. Asensio) 3:47
Canto 1, 2, 3
HIMNOS PROCESIONALES
10- Ave maris stella, Friburgo, Breviario Agustino fol.262v. Procesional de Completas en fiesta Candelaria 3:53
Canto 1, 2, 3, coro, viola, salterio, flauta tenor y órgano positivo
11- Ave maris stella, Loretto 98, Basílica de la Santa Casa 3:56
Canto 1, 2, 3, coro, violas, flauta tenor, cuenco, campana y gong
12- Ave maris stella, Loretto 99, Basílica de la Santa Casa. 2:44
Canto 1, 2, 3, coro, chirimía, viola, flauta pícolo, tímpano, tambores, címbalos grandes y cuenco
13- O Maria Virgo, O Maria maris stella, In veritate. Códice de las Huelgas, Motete Nº 104b HU f. 102v, a 4 voces, Monasterio de las Huelgas, Burgos S. XIII (transcripción J. C. Asensio) 4:45
Canto 1, 2, 3, viola, fídula, flautas soprano y bajo y campanil
14- Ave maris stella, John Dunstable (h.1390-1453) I-Fn MS Magl. XIX.112bis. (transcripción Pablo F. Cantalapiedra) 3:59
Canto 1, 2, 3
TOTAL CD 2 51:50

CD 3
1- Ave maris stella, Guillaume Dufay (1397-1474) T-Mo-beu-alfa.x.1.11 f.7v-8r. I-Bc Q, 15 f.321v (Módena h.1440) (transcripción Pablo F. Cantalapiedra) 4:52
Canto 1, 2, 3 y coro
2- Ave maris stella, Alter Tonus Liber Usualis, Modo VII. /AMS Monasterio Santa María de Einsedeln, Suiza (Zurich). /AMS Klosterneunurg Viena, A-KN 1000, f.41r-42v, Abadía agustiniana, S.XII-XIII 4:56
Canto 1, 2, 3, gaita y flauta soprano
3- Vella e minina, Cantiga de Santa María 180. Alfonso X el Sabio, 1275 (Toledo-Sevilla), Biblioteca de san Lorenzo de El Escorial 6:35
Coro niños del Monasterio del Valle de los Caídos, viola, laúd, santúr, salterio, axabeba, flauta tenor, cántara, campanillas y címbalos
4- (38) Ave maris stella, Gratz, Ms. 387, Biblioteca universitaria, S.XV 2:34
Canto 1, santur, salterio, fujaras, kaval
5- Sibila Valerancia, Burgos, h. 960, Homiliario Córdoba cod. 1, f.69 1:58
Canto 1, cítara y cuenco
6- Ave maris stella, Antifonale Monasticum, Solesmes 1924, p.712 (More hispano-Canto Sibila) 2:50
Canto 1, 2, 3, coro, gaita, salterio, laúd y viola oriental
7- Virgen Madre groriosa, Cantiga de Santa María 412 (Alva dos albores), Alfonso X el Sabio 1275 5:48
Canto 1, gaita, salterio, laúd y viola oriental
8- Ave maris stella, melismática, Antifonale Monasticum 3:52
Canto 1, salterio
9- Sibila Limoges S. XIII, BN f.1 olim 781 0:54
Fhal y tintinábulo
10- Sibila Vallicellana, Roma, Biblioteca Vallicellana Mss B 5, Homiliario S. XI-XII 1:50
Canto 1, flauta, viola, cítara, santur y salterio
11- Madre de Deus ora por nos, Cantiga de Santa María 422 (Sibila), Alfonso X el Sabio 1275 9:56
Canto 1, coro, salterio, flauta tenor y tímpano
12- Sibila procesional, Bourges (impreso 1517) 2:18
Canto 1, cítara, salterio, flauta tenor, cuenco y campanil
13- Mellis stila maris stella, Códice de las Huelgas. Conductus-Motete, Nº 157, HU, f. 152v-166 -166v, a 3 voces. Monasterio de las Huelgas, Burgos S. XIV. (transcripción J. C. Asensio) 5:15
Canto 1, 2, 3, coro, flautas, viola y campanil
14- Ave maris stella. Liber Consuetudinum San Cugat del Vallés, S.XII, origen hispano-mozárabe (transcripción H. Anglés) 3:39
Canto 1, 2, 3, coro, santur, tromba marina y cítara
15- Ave maris stella, ave stella maris. Montecassino, Vaticano V-CVbar Urb. lat. 0602, f. 09v, Secuencia Domingo de Adviento, S. XI. Kyriale, Procesionale, Troparium. Canto beneventano. (transcripción E. Paniagua) 6:08
Canto 1, 2 y coro
TOTAL CD 3 63:27

Música Antigua, director Eduardo Paniagua
Cesar Carazo: canto 1, viola
Luis Antonio Muñoz: canto 2 y fídula
Pablo F. Cantalapiedra: canto 3 y flauta bajo
Eduardo Paniagua: coro, salterio, cítara, flautas, fhal, chirimía, tromba marina y tímpano
Colaboradores:
Alejandro León: coro, platillos grandes, cuenco y panderos
Alfonso Tomas: coro, campanil, tintinábulo, gong, campanillas
Álvaro Arturo: coro, cítara, campana, címbalo y tambor
Jaime Muñoz: gayda, gaita, axabeba, kaval
Luis Paniagua: viola oriental y cántara
Felipe Sánchez: cítola medieval
Luis Delgado: santur, laúd
Enrique Almendros: gaita, pito rociero, fujara
Pablo Villuendas: órgano positivo
Coro niños del Monasterio del Valle de los Caídos (cantiga 180)

Adaptación y arreglos: Eduardo Paniagua
Transcripción: H. Anglés, K. Ruhland, L. Lozano, JC. Asensio, E. Paniagua, P. Cantalapiedra

Dedicado a Alfonso X el sabio (800 aniversario)
Agradecimiento: Manuel Gonzalez López-Corps

Descripción

AVE MARIS STELLA. Himno litúrgico a Santa María Virgen, siglos X-XV.
HIMNOS LITÚRGICOS CRISTIANOS
La forma principal de la primera poesía cristiana fue la de los himnos litúrgicos. A semejanza de los himnos judíos, o de los griegos paganos, consistían en un canto festivo acompañado de la cítara en honor a Dios o de los santos, héroes cristianos. Fueron compuestos sobre tres elementos: el canto, la alabanza y Dios, por eso en su forma métrica el componente musical es esencial, pues los himnos se hacen para ser cantados como loa o como plegaria. Están estructurados en estrofas compuestas para ser cantadas con una misma melodía que se repite.
Los himnos litúrgicos clásicos aparecen en la Iglesia en el siglo IV, simultáneamente en Oriente con san Efrén de Siria (+373), denominado “la cítara del Espíritu”, y en Occidente con san Hilario de Poitiers (+367) y con S. Ambrosio de Milán (+397), auténtico padre de la himnodia latina. Su éxito parece ser, más que un elemento propio de la liturgia, un esfuerzo doctrinal y pastoral contra las herejías de la fe de los creyentes.
En Occidente encontraron una gran acogida en la liturgia de la Iglesia, y fueron los monjes en sus monasterios sus propagadores. Se introdujeron a través de los Himnarios medievales para el Oficio de la Iglesia latina. Los himnos crearon un ambiente espiritual en la oración comunitaria de la Iglesia, potenciando el afecto y la piedad, uniendo el ánimo de los monjes, al situarlos en la celebración concreta de esa Hora dentro del tiempo litúrgico.
Los himnos tienen otro importante uso litúrgico solemne como canto procesional. En el Oficio divino se cantan en forma “antifonal”, alternando cada estrofa un coro con otro, en las procesiones la forma de canto es «responsorial», en la que todas las estrofas son cantadas por el coro mientras que el pueblo responde con un refrán o estribillo litánico al estilo de Oriente.

Aurelio Prudencio (+h. 405), español nacido en Calahorra, es el mayor poeta cristiano de Occidente; de familia cristiana y ejercitado en el foro, quiso verter el clasicismo en el nuevo cristianismo, como lo había hecho su mentor san Ambrosio. Su producción poética de más de diez mil versos distribuida en ocho obras proporcionó himnos a la liturgia mozárabe.
Pasado el afán clasicista de la época carolingia, la poesía hímnica recobra su talante sencillo y popular. En los s. X-XIII, los monasterios benedictinos europeos (Fulda, Reichenau, Sant Gall, Cluny, Silos y Montecasino) tuvieron sus escuelas poéticas, de donde surgieron una extraordinaria cantidad, tanto de himnos como de las nuevas composiciones originarias de esta época, como son las secuencias, los tropos y los oficios rimados. La mayor parte de estas composiciones litúrgicas son de autor desconocido.

AVE MARIS STELLA (AMS)
Se trata de un himno litúrgico dedicado a la Virgen María con forma rítmica acentual, con seis estrofas más la obligada doxología final, alabanza a Dios en Trinidad. Este himno está compuesto en ternario trocaico (largo-corto), forma poco usada del tripodio (tres pies), con estrofas de cuatro versos, Ave, maris stella, Dei Mater alma, Atque semper Virgo, Felix caeli porta. (Salve, estrella del mar, santa Madre de Dios, y siempre Virgen, puerta dichosa del cielo).
No sabemos quién fue su autor, tal vez un monje del siglo VII o del VIII, ni tampoco en que región pues pronto se hizo muy popular en toda la cristianía (la Europa cristiana). Las fuentes más antiguas son los códices que abundan de manera especial en España, Francia e Italia.
Una singularidad de este himno es que ha sido desde su origen cantado con diferentes melodías en muchas de las fiestas de Santa María, en especial en Vísperas, cuando se encienden las luces de las velas al atardecer. Las más antiguas que nos han llegado se relacionan con cantos de origen hispano mozárabes y con la melodía del Canto de la Sibila en la Navidad, de origen castellano mozárabe.

EL POEMA
Ave, maris stella,
Dei mater alma,
atque semper virgo,
felix caeli porta.

Sumens illud 'Ave'
Gabrielis ore,
funda nos in pace,
mutans Evae nomen.

Solve vincla reis,
profer lumen caecis,
mala nostra pelle,
bona cuncta posce.

Monstra te esse matrem,
sumat per te precem
qui pro nobis natus
tulit esse tuus.

Virgo singularis,
inter omnes mitis,
nos culpis solutos
mites fac et castos.

Vitam praesta puram
iter para tutum,
ut videntes Iesum
semper collaetemur.

Sit laus Deo Patri,
summo Christo decus,
Spiritui Sancto
honor, tribus unus. Amen


Salve, Estrella del mar,
Santa Madre de Dios,
siempre perpetua Virgen,
puerta feliz del cielo.

Tú que oíste aquel Ave
de boca de Gabriel,
danos la paz más firme
cambiando el nombre de Eva.

Liberta a los cautivos,
cura los ciegos ojos,
aleja nuestros males,
danos los bienes todos.

Demuestra que eres Madre,
y haz que oiga nuestras suplicas
quien nació por nosotros
tomando carne tuya.

Oh singular Doncella,
benigna como nadie:
líbranos del pecado,
haznos castos y suaves.

Danos vida impoluta
y seguro el sendero
para que, viendo a Jesús,
siempre nos alegremos.

Loado sea el Padre,
honrado sea el Hijo,
y ambos glorificados
sean con el Espíritu Santo. Amén

Este himno es especial pues fue muy popular. Conocido en los monasterios y cantado por el pueblo, sirvió de modelo para componer otros muchos himnos en posteriores siglos. Su poema nos acerca de inmediato a un ambiente marino y marinero al hablar de la estrella que orienta en el mar y de la Madre a la que rezan los náufragos, cuya oración poderosa ante su Hijo es punto de apoyo de nuestra salvación, cuando nuestra vida está entre las enfurecidas olas. El título ""Estrella del mar"", procede del Antiguo Testamento, primer libro de los Reyes 18, 41-45. En este pasaje se describe cómo, mientras el profeta Elías oraba en el monte Carmelo, una pequeña nube se eleva sobre el mar y anuncia la venida de la lluvia, después de una mortal sequía. Metafóricamente se aplica esta imagen a María, pues ella anuncia la venida de Jesús el Salvador, que sacia la sed de Dios que tienen los hombres. La expresión “Stella Maris” se encuentra por vez primera en los escritos de Pascasio Radberto de Soissons (+865), que escribió de María como una guía a seguir en el camino hacia Cristo “para no zozobrar en medio de la tormenta que alza olas en el mar”. En el texto latino del himno hay un doble paralelismo “Eva/Ave, Eva/María” y “Virgen/Madre”. En las estrofas se pide la mediación de la Madre, como estrella del mar “Monstra te esse Matrem”, a fin de conseguir la meta tranquila y dichosa que perseguimos los mortales. La felicidad que consiste en la visión beatífica (viendo a Jesús) “Ut videntes Iesum”, y esto mediante una vida recta “Vitam puram” y un camino seguro “Iter para tutum”.
En los textos de las prosas, tropos y secuencias de este himno se acentúan las ideas ya contenidas en el poema, María salva de las redes del pecado con la luz de la estrella. La ayuda de la Virgen Madre como mediadora para los mortales en el accidentado mar de la vida. María es la estrella y es la puerta, es el refugio y el camino recto. Todo lo que necesitaba el hombre de su tiempo y el de hoy, por eso la extraordinaria difusión y longevidad. Este himno se ha cantado y aún se canta con diferentes melodías de canto llano que nos han llegado en numerosos códices. Sobrias, tiernas, elegantes, alegres o solemnes, son como un icono que muestra toda la majestuosidad de la Reina del Cielo.

LAS MELODÍAS GREGORIANAS DEL AVE MARIS STELLA
No sabemos quién fue el autor de la primera melodía del himno Ave maris stella, es probable que fuera el monje benedictino que compuso el poema. Los monjes de San Benito (480-547) admitieron sin temor el canto de los himnos ambrosianos, en contraposición a su limitación en las iglesias de Roma.
Los manuscritos más antiguos que se conservan, con el mismo tipo de melodía, son de finales del siglo IX, en los monasterios de sant Gall (códice 0095 solo el poema sin música, y códice 0018 con melodía para la fiesta de la Anunciación), del de santo Domingo de Silos (Ms 30851 de notación hispana, y Ms 30850 con notación hispana para rito romano) y del códice vaticano (Regin 1964), h. 976 de notación originaria mozárabe). Según P. Wagner ésta puede ser la melodía primera y original. Esta melodía “debe de haber estado en boga en las iglesias seculares y regulares, y por varios países, al menos desde el siglo XI, lo que hace suponer que es aún más antigua”. Encontramos esta melodía con pequeñas variantes en los Códices Vaticano S.X, en el códice cartujano S.XII, seleccionados por el Antifonal Monástico de Solesmes como Alius tonus (tipo 2).
La misma línea melódica está en el códice Reggio Emilia Ms.C408 del S.XII, de fácil lectura. Hemos observado mediante un estudio comparativo, que tiene los mismos neumas de los códices dos siglos más antiguos Sant Gall y Silos mencionados antes, considerados indescifrables por estar en “campo aperto”, sin referencia de la altura de las notas de la melodía. Con este análisis nos hemos atrevido a realizar la transcripción de estos primeros preciosos códices.

¿Podría tener esta melodía origen en la liturgia hispana mozárabe? La Iglesia hispana tiene como uno de sus rasgos de identidad la extrema devoción a Santa María Virgen en todo el contenido del poema. Es una tesis a estudiar, aunque en la liturgia hispana-visigótica no abundan los himnos, a excepción de la costumbre oriental heredada de cantar un himno durante la procesión de las ofrendas. Debido a la gran difusión de las obras de san Isidoro de Sevilla (560-636), la liturgia hispana tuvo gran influjo en la liturgia romano-galicana carolingia.
De todos modos, nada impide pensar que esta melodía sustituyó a otra anterior, del mismo modo que ella fue desplazada por la melodía festiva del modo primero (tipo 1), para las fiestas solemnes, que triunfó históricamente en el siglo XIII y es la base, cantus firmus, de todas las versiones polifónicas.

HIMNOS PROCESIONALES. Son muy usados en estos siglos y suelen tener estribillo para la participación de la asamblea. Un ejemplo precursor es el “Gloria laus et honor” del hispano Teodulfo de Orleans (+821) para el Domingo de Ramos. Este tipo de procesiones fueron instituidas en Roma por el Papa Sergio (687-701) para la fiesta de la Candelaria y otras fiestas de la Virgen. Con melodías cantadas con ritmo binario propio para procesionar, el estribillo suele estar en cada hemistiquio, o en forma de letanía.

AVE MARIS STELLA EN LA POLIFONÍA
Desde que aparecen en las obras del canto gregoriano una segunda y una tercera voz, especialmente en la Escuela de Notre Dame de París, los himnos se enriquecen de forma especial. Surge la secuencia, con añadidos de texto a los que se aplican melismas en la melodía y adornos sobre una sílaba, difíciles de recordar sin ser escritos. El conductus es un canto monódico o polifónico, destinado a acompañar una procesión durante el Oficio. Su característica es el tratamiento rítmico de esta forma. El texto y la música son composiciones libres, sin relación con el texto de la liturgia canónica o el canto gregoriano, pero toman la forma estrófica de los poemas originarios. El motete es un canto polifónico sobre el que se añade un nuevo texto. Aparece alrededor del año 1220, cuando a las composiciones se les añade una tercera voz, el triplum, y son denominados motetes-conductus. Tenemos ejemplos hispanos en el Códice de Madrid (Catedral de Toledo) del siglo XIII y el Códice de las Huelgas (Burgos) de los siglos XIII-XIV. Pero es en la Capilla papal de Aviñón, en la segunda mitad del siglo XIV, cuando los himnos del Oficio divino son tratados sistemáticamente de forma polifónica. Hemos intercalado como muestra obras polifónicas preciosas de Dunstable y Dufay, junto a otras poco conocidas recogidas de los Códices de Viena, de Apt y de Montecasino, poniendo nuestro límite en la mitad del siglo XV. En estas composiciones siempre aparece, en el tenor o en el cantus, la melodía gregoriana festiva solemne del modo primero (tipo 1) que triunfó frente a las otras variantes, alternando el canto gregoriano, a coro o solo, con la polifonía cantada por la schola.

TIPOS DE MELODÍAS
Esta es la clasificación de las diferentes melodías de los códices medievales:
-Tipo 1. Melodía en modo I, Protus Authenticus sobre la nota Re. Aparece a comienzos del siglo XII. Su esplendor es en el siglo XIII. Es la más solemne y elegante, y eclipsó otras melodías dejándolas en segundo plano. La melodía arranca con movimiento ascendente, (Dom Mocquereau) “con elevación de la mirada de saludo, hacia la stella, con un melisma descendente en esta palabra. Continúa en cinco ondulaciones marinas balanceándose bajo la Estrella del mar”
-Tipo 2. Melodía en modo IV, Deuterus Plagalis, sobre la nota Mi, Alius tonus, segunda en las fiestas de la Virgen. Su origen está en el canto en las iglesias desde finales del siglo X (después del año 976), o primera mitad del siglo XI, dos siglos después de la composición del poema. Puede ser la melodía primera y original. Su máxima expresividad está en el inicio de la segunda frase, conservando la nota SI natural arcaica en la palabra Dei, resaltando el privilegio de la Maternidad divina y la Virginidad fecunda.
-Tipo 3. Melodía en modo VII, Tetrardus Authenticus, sobre la nota Sol, Alter Tonus en el Liber Usualis. Tiene su cumbre expresiva en el tercer verso, acentuando la Virginidad de María. El verso primero y cuarto son similares asegurando la unidad modal, no sin cierta monotonía al terminar las cuatro frases en la misma nota Sol.
-Tipo 4. Melodía en modo I simple, Protus Authenticus. Una variante probablemente más antigua del Tipo 1, pero con la nota SI bemol. Es la melodía silábica para el Oficio simple de los sábados (Liber Gradualis, Dom Pothier siglo XIX). Está tomada de la melodía original del Judicii signum o Canto de la Sibila de la noche de Navidad (acróstico ixthus de la Sibila Eritrea). Costumbre introducida por los monjes de Oriente en Hispania y en las Galias, vía la iglesia de África. Esta melodía nace dentro de la liturgia mozárabe desde al menos el siglo X, y pasó (según H. Anglés) al monasterio de Ripoll y desde allí a San Martial de Limoges. La Cantiga 422 de Alfonso X, “Esta XII é de como Santa Maria rogue por nos a seu Fillo enol dia do juyzio” reproduce estrofa y estribillo del Canto de la Sibila y del Ave maris stella silábico simple.
-Tipo 5. Variante hispana de “cierta rudeza” (Anglés) del tipo 1, recogida del Liber Consuetudinum, Monasterio San Cugat, S.XII, y que encontramos en el siglo XIII en el códice Chantilly, Breviario del Patriarcado Latino de Jerusalén.
-Tipo 6. Otras melodías y versiones que se separan de las vistas anteriormente, para las primeras Vísperas de la fiesta de la Concepción de María de San Cugat del Vallés. Puede provenir (según Anglés) “de una modalidad mozárabe, por su arcaísmo y reciedumbre”. La prosa de escritura beneventana del códice Montecasino (Vaticano) del siglo XI Ave maris stella, ave stella maris, que tiene estribillo “Descendit ut pluvia”, obedece a este modelo de melodía por las terminaciones de sus frases.

En la selección de obras para este triple CD hemos ordenado los tipos de melodías del himno: Tipo 1 y 5 para el primer CD, tipo 2 para el segundo, junto a las procesionales con estribillo, y tipos 3, 4 y 6 para el tercero, incluyendo diferentes Cantos de la Sibila. Se añaden versiones mensurales rítmicas del himno. Se intercalan versiones polifónicas como descanso a las obras monódicas. Hemos incluido tres Cantigas de loor de Santa María de Alfonso X el sabio del siglo XIII, por citar el himno o porque utiliza alguna de estas melodías tipo. Recordamos la devoción musical de este rey músico y poeta en la Cantiga 100 “Santa Maria strela do dia”, y por crear la Orden militar de Santa María de la Estrella, o Santa María de España con sede en Cartagena y Cádiz, para la defensa en el Mediterráneo de nuevas invasiones africanas. Los freires da Estrela con manto rojo y sobre él la estrella de ocho puntas.
En la medida de lo posible hemos evitado la afinación temperada en el canto, inclinándonos por la pitagórica y la mesotónica.
------------------------------
TEXTOS POEMAS
CD1
7. Ave maris stella Virgo decus virginum, Conductus, Codex Madrid, Mss. 20486 Ma Biblioteca Nacional, Catedral de Toledo Biblioteca capitular, h.1260., f. 113 (a 2 voces)

Ave maris stella,
Virgo decus virginum,
Celi regis cella,
Mediatrix hominum.
Ne nos pereamus,
Ad te suspiramus,
Et a nobis criminum
Procul sit procella.

Ave, estrella del mar,
Virgen, esplendor de las vírgenes,
morada del rey del cielo,
mediadora de los hombres.
Para que no perezcamos
a ti suspiramos
a fin de que la tormenta de los crímenes
se aleje de nosotros.

10. O Maria Dei / O Maria maris stella/ In veritate, Motete doble Nº 137 Códice de las Huelgas, Burgos HU, f. 124v (Adam de San Victor?) (a 3 voces) Monasterio de las Huelgas, S. XIII, copiado en 1325 Johannes Roderici

1. O Maria Dei cella, splendor glorie,
Moysi novi physcella, tronus usie,
tu es mater Creatoris, fons clemencie.
Porta vite, stirps iustorum, vas prudencie,
sustentatrix orphanorum, sinus Messie,
audi tibi iubilantes, lux ecclesie.
Ut peccata sint ablata per te, hodie,
munda nos a sorde in caritate.

¡Oh! María, morada de Dios, esplendor de la gloria,
canastilla del nuevo Moisés, trono del ser,
tú eres la madre del Creador, fuente de clemencia.
Puerta de la vida, estirpe de los justos, receptáculo de prudencia,
protectora de los huérfanos, regazo del Mesías,
escucha, luz de la iglesia, a los que te alaban.
Para que los pecados sean hoy destruidos a través de ti,
límpianos de la suciedad por la caridad.

2. O Maria, maris stella, plena gracie,
Mater simul et puella, vas mundicie.
Templum nostri Redemptoris, sol iusticie,
porta celi, spes reorum, tronus glorie.
Sublevatrix miserorum, vena venie,
audi servos te rogantes, mater gracie.
Ut peccata sint ablata per te, hodie,
qui te puro laudat corde in veritate.

¡Oh! María, estrella del mar, llena de gracia,
madre y doncella a la vez, receptáculo de pureza.
Templo de nuestro Redentor, sol de justicia,
puerta del cielo, esperanza de los pecadores, trono de gloria.
Favorecedora de los humildes, sendero del perdón,
escucha a los siervos que te ruegan, madre de gracia,
los que te alaban con el corazón puro en la verdad,
para que sus pecados sean hoy destruidos por ti.

CD2
9. Ave maris stella Virgo decus virginum, Conductus, Nº 153 Códice de las Huelgas
Burgos HU, f. 145 (a 3 voces) Monasterio de las Huelgas, S. XIII, copiado en 1325 Johannes Roderici

Ave maris stella,
Virgo decus virginum,
Celi regis cella,
Mediatrix hominum.
Ne nos pereamus,
Ad te suspiramus,
Et a nobis criminum
Procul sit procella.

Ave, estrella del mar,
Virgen, esplendor de las vírgenes,
morada del rey del cielo,
mediadora de los hombres.
Para que no perezcamos
a ti suspiramos
a fin de que la tormenta de los crímenes
se aleje de nosotros.

HIMNOS PROCESIONALES.
10. Ave maris stella, Friburgo, Breviario Agustino fol.262v. Procesional de Completas en fiesta Candelaria.
Ave maris stella, Dei mater alma. Sancta María. Atque semper Virgo felix caeli porta. Sancta María. Sancta María e sancta María.
Salve, Estrella del mar, Santa Madre de Dios, Sancta María. Siempre perpetua Virgen, puerta feliz del cielo. Sancta María, Sancta María e sancta María.
Hail, star of the sea, God's own Mother blest, Sancta María. Ever sinless Virgin, gate of heavenly rest. Sancta María. Sancta María e sancta María.
11. Ave maris stella, Loretto 98, Basílica de la Santa Casa.
Ave maris stella, María. Dei mater alma, María. Atque semper Virgo felix caeli porta. María, María.
Salve, Estrella del mar, María. Santa Madre de Dios, María. Siempre perpetua Virgen, puerta feliz del cielo. María, María.
Hail, star of the sea, María. God's own Mother blest, María. Ever sinless Virgin, gate of heavenly rest. María, María.
12. Ave maris stella, Loretto 99, Basílica de la Santa Casa.
Ave maris stella, Dei mater alma, atque semper Virgo felix caeli porta. Te deprecamur audinos.
Salve, Estrella del mar, Santa Madre de Dios, siempre perpetua Virgen, puerta feliz del cielo. Te rezamos, escúchanos.
Hail, star of the sea, God's own Mother blest, ever sinless Virgin, gate of heavenly rest. We pray to you, hear us

13. O Maria Virgo / O Maria maris stella / In veritate, Motete Nº 104b Códice de las Huelgas, Burgos HU f. 102v (a 4 voces) Monasterio de las Huelgas, S. XIII, copiado en 1325 Johannes Roderici

1. O Maria, Virgo Davitica,
virginum flos, vite, spes única,
via venie, lux gracie,
mater clemencie,
sola iubes in arce celica,
obediunt tibi milicie,
sola sedes in trono glorie,
gracia plena, fulgensdeica,
stelle stupent de tua specie,
sol, luna, de tua potencia
que luminaria in meridie, tua facie vincis omnia.
Prece pia mitiga filium, miro modo cuius es filia,
ne iudicemur in contrarium, sed et eterne vite premia.

¡Oh! María, Virgen de la estirpe de David,
flor de las vírgenes, única esperanza de vida,
camino del perdón, luz de gracia,
madre de clemencia.
Sola mandas en la morada celestial
y te obedecen los ejércitos;
tú sola te sientas en el trono de la gloria;
llena de gracia, refulgente de Dios.
Las estrellas se maravillan de tu hermosura,
el sol y la luna, por tu poder,
ilumine tu rostro al mediodía, que todo vence.
Con súplica piadosa calma a tu Hijo,
de quien milagrosamente eres hija,
para que no seamos juzgados con hostilidad
sino que nos recompense con la vida eterna.

2/3. O Maria, maris stella, plena gracie,
Mater simul et puella, vas mundicie.
Templum nostri redemptoris, sol iusticie,
porta celi, spes reorum, tronus glorie.
Sublevatrix miserorum, vena venie,
audi servos te rogantes, mater gracie.
Ut peccata sint ablata per te, hodie,
qui te puro laudat corde in veritate.

¡Oh! María, estrella del mar, llena de gracia,
madre y doncella a la vez, receptáculo de pureza.
Templo de nuestro Redentor, sol de justicia,
puerta del cielo, esperanza de los pecadores, trono de gloria.
Favorecedora de los humildes, sendero del perdón,
escucha a los siervos que te ruegan, madre de gracia,
Los que te alaban con el corazón puro en la verdad,
para que sus pecados sean hoy destruidos por ti.

CD 3
1- 3. Vella e minina, Cantiga de Santa María CSM 180. Alfonso X el Sabio, 1275 (Toledo-Sevilla), Biblioteca de san Lorenzo de El Escorial.

Vella e Min˜ya, Madr’ e Donzela,
Pobre e Reynna, Don’ e Ancela.
1. Desta guisa deve Santa Maria
seer loada, ca Deus lle quis dar
todas estas cousas por melloria,
porque lle nunca ja achassen par;
e por aquesto assi a loar
deviamos senpre, ca por nos vela.
3. E tod’ ome Menya a devia
en todo tempo per razon chamar,
pois en bondade crece cada dia
e en beldade, de que sse pagar
foi tanto Deus, que por ela salvar
deceu no mundo da sa alta sela.
4. Con razon nossa Madr’ é que nos cria
e sempre punna de mal nos guardar,
e criou Deus, que a criad’ avia,
que foi seu Fill’ e ouve de criar,
que por nos foi o iferno britar
e o dem’ e toda ssa alcavela.
6. Como foi Pobre, queno osmaria,
a que seu Fillo Deus ya deitar
nos preseve, ca aver non podia
un pano en que o envurullar
senon sa touca, ca eno logar
son non acharon y hu’ almocela?
7. Por Reynna tod’ ome a terria
que a visse a seu Fillo levar
daqueste mund’, e sigo a sobia
ao ceo, u ssé con el a par
e guia-nos com’ Estrela do Mar;
poren dizemos: “Ave maris stela”

Vieja y Niña, Madre y Doncella,
Pobre y Reina, Señora y Sierva
1. De esta manera debe Santa María
ser loada porque Dios quiso
darla por mejora todas estas cosas
para que nunca le pudiesen hallar par;
y así debemos loarla siempre
ya que vela por nosotros.
3. Y todo hombre en todo tiempo debía,
según razón, llamarla Niña,
pues su bondad aumenta cada día
y su belleza que tanto place a Dios
que por salvarla bajó al mundo
desde su alto trono.
4. Es nuestra Madre, puesto que nos cría
y siempre se esfuerza en protegernos del mal
y crio a Dios que la había creado a Ella,
y Dios fue su Hijo y Ella tuvo que criar
al que habría de conquistar el infierno
y derrotar aI demonio y a toda su casta.
6. Quién podría imaginar la pobreza
de la que tuvo que poner
a su Hijo Dios en un pesebre,
que no encontró otro paño en que envolverlo
sino su propia toca, porque en aquel lugar
no hallaron ni un cobertor.
7. Por Reina la tendría todo hombre
que fuese capaz de ver a su Hijo llevársela
de este mundo, y subirla consigo al Cielo,
donde se sienta a par de El
y desde donde nos guía como Estrella del Mar;
por eso decimos: ""Ave maris stella"".

2- 5. Sibila Valerancia, Burgos, h. 960, Homiliario Córdoba cod. 1, f.69
Iudicii signum tellus (terra) sudore madescet
1. E celo rex adveniet per secla futurus
Scilicet in carne presens ut iudicet orbem
2. Unde deum cernent incredulus atque fidelis
Celsum cum sanctis eui iam termino in ipso

La señal del Juicio: la Tierra se empapará de sudor,
1. El rey vendrá del cielo en la carne
para juzgar el orbe en los siglos futuros.
2. Entonces el incrédulo y el fiel reconocerán a Dios,
excelso con los santos, en el mismo final de los tiempos.

16- 7. Virgen Madre groriosa, Cantiga de Santa María CSM 412 (Alva dos albores), Alfonso X el Sabio 1275

2. Tu es alva dos alvores,
que faze-los peccadores
que vejan os seus errores
e connoscan sa folia
que desvia
d’aver om’ o que devia,
que perdeu por sa locura
Eva, que tu, Virgen pura,
cobraste porque es alva.
5. Tu es alva por que visto
foi o sol, que éste Cristo
que o mund’ ouve conquisto
e sacado du jazia
e jaria,
e de que non sairya;
mais Deus por ti da altura
quis de ti, sa creatura,
nacer, e fez de ti alva.

2. Tú eres el alba de los albores,
que hace que los pecadores
vean sus errores
y conozcan su locura,
que desvía al hombre
a tener lo que debería,
y que perdió por su locura
Eva, y que, Tú, Virgen pura,
cobraste porque eres alba (sin mancha)
5. Tú eres el alba por la que visto
fue el Sol, que fue Cristo,
quien conquistó al mundo
y lo sacó de donde yacía
y permanecería
y del que jamás saldría;
pero, por Ti, el Dios de la altura
quiso de Ti, su criatura,
nacer, e hizo de Ti el alba.

10. Sibila Valerancia Roma, Biblioteca Vallicellana Mss B 5, Homiliario S. XI-XII
Iudicii signum tellus sudore madescet
1. E celo rex adveniet per secla futurus
Scilicet in carne presens ut iudicet orbem
4. Et coram hic domino reges sistentur ad unum
Reccidet e celo ignisque et sulphuris amnis.

La señal del Juicio: la Tierra se empapará de sudor,
1. El rey vendrá del cielo en la carne
para juzgar el orbe en los siglos futuros.
4. Y los reyes a una comparecerán ante la presencia del Señor.
Del cielo descenderá un torrente de fuego y azufre.

17- 11. Madre de Deus, ora por nos, Cantiga de Santa María CSM 422 (Juicio-Sibila), Alfonso X el Sabio 1275.

Madre de Deus, ora por nos teu Fill’ essa ora.
1. U verrá na carne que quis fillar de ty, Madre,
joyga-lo mundo cono poder seu Padre.
2. E u el a todos pareçerá muy sannudo,
enton fas-ll’enmente de como foi conçebudo.
3. E en aquel dia, quand’ele for mais irado,
fais-lle tu emente com’en ti foi enserrado.
4. U verás dos santos as compannas espantadas,
mostra-ll’as tas tetas santas que ouv’el mamadas.
5. U ao juyzio todos, per con’é escrito,
verrán, di-lli como con el fugisti a Egisto.
6. U leixarán todos os viços e as requezas,
di-lle que sofriste con ele muitas pobrezas.
7. U queimará fogo serras e vales e montes,
di com’en Egipto non achast’aguas nen fontes.
8. U verás os angeos estar ent’ele tremendo,
di-lle quantas vezes o tu andast’escondendo.
9. U dirán as tronpas: “Mortos, levade-vos logo”,
di-ll’u o perdiste que ta coita non foy jogo.
10. U será o ayre de fog’e de duffr’aceso,
di-ll’a mui gran coita que ouviste pois foi preso.
11. U verrá do çeo sõo mui fort’e rogido,
di-ll’o soffriste u d’açoutes foi ferido.
12. U terrán escrito nas frontes quanto fezeron,
di-ll’o que soffriste quand’o ena cruz poseron.
13. E quando ss’iguaren montes e vales e chãos,
di-ll’o que sentiste u lle pregaron as mãos.
14. E u o sol craro tornar mui negro de medo,
di-ll’o que sentiste u beveu fel e azedo.
15. E du o mar grande perderá sa semellança,
di-ll’o que sofriste u lle deron cona lança.
16. E u as estrelas caeren do firmamento,
di-ll’ o que sentiste u posto no monumento.
17. E du o inferno levar os que mal obraron,
di-ll’o que sentiste u o sepolcro guardaron.
18. E u todo-los reys foren ent’el omildosos,
di-lle como v˜ees deles dos mais poderosos.
19. E u mostrar ele tod’ estes grandes pavores
fas com’avogada, ten voz de nos pecadores.
20. Que polos teus rogos nos lev’ao parayso
seu, u alegria ajamos por senpr’ e riso.

Madre de Dios, ruega por nosotros en esa hora a tu Hijo.
1. Cuando venga en la carne que quiso tomar de ti, Madre,
a juzgar el mundo con el Poder de su Padre.
2. Y cuando él aparecerá para con todos muy enojado
tráele entonces a la mente cómo fue concebido
3. En aquél día, cuando el fuera más airado,
hazle recordar cómo en ti fue encerrado.
4. Cuando verás a los santas de tu compañía espantadas,
muéstrale las tetas santas que él mamó.
5. Cuando al juicio todos, como está escrito,
vendrán, dile como con él huiste a Egipto.
6. Cuando todos dejarán placeres y riquezas,
dile que con él sufriste muchas pobrezas.
7. Cuando el fuego quemará sierras y valles y montes,
di como en Egipto no encontraste ni agua ni fuentes.
8. Cuando verás a los ángeles estar ante él temblando,
dile cuantas veces lo estuviste escondiendo.
9. Cuando las trompas dirán: ""Muertos, levantaos""
dile que cuando lo perdiste, tu preocupación no fue un juego.
10. Cuando el aire sea fuego y azufre,
dile la gran cuita que tuviste cuando fue preso.
11. Cuando del cielo se oirá un sonido y rugido muy fuerte,
dile lo que sufriste cuando fue dado de azotes.
12. Cuando tendrán escrito en las fuentes cuanto hicieron,
dile lo que sufriste cuando lo pusieron en la cruz.
13. Y cuando se igualaren montes (y) valles y llanos,
dile lo que sentiste cuando le clavaron las manos.
14. Y cuando el claro sol se torne muy negro de miedo,
dile lo que sentiste cuando bebió el ajenjo.
15. Y cuando el océano perderá su parecido,
dile lo que sufriste cuando le dieron con la lanza.
16. Y cuando las estrellas caerán del firmamento,
dile lo que sentiste cuando fue puesto en el sepulcro.
17. Y cuando al infierno se lleve a los que mal obraron,
dile lo que sentiste cuando el sepulcro guardaron.
18. Y cuando todos los reyes fueren ante ti humildes,
diles cómo vienes de los más poderosos.
19. Y cuando al mostrarse él todos estos estén atemorizados,
haz como abogada, defiende a nosotros pecadores.
20. Que por tus ruegos nos lleve al paraíso
suyo, donde alegría tengamos por siempre y gozo.

12. Sibila Procesional Bourges (impreso 1517) (Muy semejante al tema 1)

Iudicii signum tellus sudore madescet
1. E celo rex adveniet per secla futurus
Scilicet in carne presens ut iudicet orbem
3. Sic anime cum carne aderunt, quas iudicat ipse
Cum iacet incultus densis in uepribus orbis.

La señal del Juicio: la Tierra se empapará de sudor,
1. El rey vendrá del cielo en la carne
para juzgar el orbe en los siglos futuros.
3. Ante Él acudirán las almas con su carne para ser juzgadas.
cuando el orbe esté cubierto de espesos abrojos.

13. Mellis stila maris stella, Conductus-Motete, Nº 157 Códice de las Huelgas, Burgos HU, f. 152v-166 -166v (a 3 voces) Monasterio de las Huelgas, S. XIII, copiado en 1325 Johannes Roderici

Melis stilla, maris stella, rosa prímula,
tu mamilla stillans mella, Iesse vírgula;
expers parís, virgo parís, Patrem filia;
ordo stupet cuius supplet vicem gracia.
Mediatrix vite datrix, mundi domina,
via vite, mortis trite, tu, victoria
per te detur, ut purgetur fecis scoria,
qua purgati tua grati sint memoria.

Gota de miel, estrella del mar, rosa primera,
tú, dulce seno que destila mieles, ramita de Jesé;
carente de igual, Virgen que pares al Hijo del Padre;
orden asombroso que abastece lugar de gracia.
Mediadora del dador de vida, señora del mundo,
camino de la vida, tú, victoria sobre la muerte inevitable,
para que la escoria se limpie de la hez,
por la cual los limpios queden agradecidos a tu memoria.

15. (6-1) Ave maris stella, ave stella maris, Montecasino, Vaticano V-CVbar Urb. lat. 0602, f. 09v, Secuencia Domingo de Adviento, S. XI. Kyriale, Procesionale, Troparium. (transcripción E. Paniagua).

Ave maris stella, ave stella maris,
Verbi Dei cella, Virgo singularis,
integra puella, quae non violaris,
in quam lux novella, radius solaris.
ESTRIBILLO: Descendit (ut pluvia promisit).

Sumens illud ave, quod habetur isti,
mundo tam suave, Deum concepisti
sine viri clave, et cum peperisti,
non tulisti grave, virtus in te Christi. Descendit.

Solve vincla reis, et ab eo pete,
veniam pro eis, qui natus est de te
natus cum hebraeis, per quem venit laete,
salus ex Judaeis, per illud prophaetae. Descendit.

Monstra te esse Matrem, virgo pia quod
quando necesse o dulcis,
Maria venerit expresse judice,
Messia valeas, prodesse in quam vitae via. Descendit.

Virgo singularis, sancta dei parens,
mater expers maris, et peccato carens,
tu benedicaris, in quam virtus clarens,
nostri salutaris, gentibus apparens. Descendit.

Vitam praesta puram, iter para tutum,
ad vitam futuram, esto nobis scutum,
contra mortem duram, et inferni luctum,
habe nostri curam, in quam rex virtutum. Descendit.

Sit laus Deo Patri, qui filium misit,
qui captivos atri, carceris emisit,
quando deo fratri, populus arrisit,
hic Deus quem matri, angelus promisit. Descendit.

Salve tú, estrella del mar,
Salve tú, marina estrella,
de la Palabra de Dios
depósito y arca bella,
madre sin mediar varón,
completamente doncella,
tú, que fuerza no sufriste,
a quien la nueva centella,
rayo de sol, como lluvia,
descendió a morar en ella.

Recibiendo aquel saludo,
que a este mundo es placentero,
concebiste al propio Dios,
sin viril ayuntamiento,
y al darlo a luz no sentiste
ni dolor ni sufrimiento.
A ti la Virtud de Cristo
bajó cual lluvia del cielo.

Libera a los condenados
y perdón para ellos ruega
al que, engendrado por ti,
nació en la nación hebrea;
por Él salvación con gozo
de los judíos nos llega,
según fue vaticinado
por la voz de aquel profeta,
y descendió como lluvia,
descendió y en ti se queda.

Muestra, pues, ser tú una madre,
tal y como, virgen pía,
cuando por necesidad,
oh dulcísima María,
vino en carne a nuestro mundo
como juez aquel Mesías;
bajó hasta ti como suele
bajar la lluvia a porfía.

Virgen que no tiene igual,
oh santa madre de Dios,
que libre estás de pecado
y engendraste sin varón,
seas tú siempre bendita,
a quien de aquel Salvador
a los pueblos virtud clara,
mostrándose, descendió,
como desciende la lluvia,
y en ti su morada halló.

Vida santa y cierta vía
danos la vida futura.
Sé tú escudo y protección
contra la muerte tan dura,
sé tú la que nos ampare
de la infernal amargura.
Cuídanos tú, a quien el rey
de virtudes de su altura
descendió, como desciende
la lluvia con su frescura.

Dios Padre sea alabado,
que a su Hijo nos mandó,
quien de la lóbrega cárcel
a los cautivos libró,
cuando, viendo al Dios hermano,
el pueblo de Él se burló.
Este es Dios, a quien el ángel
a su madre prometió,
y como baja la lluvia,
Él mismo a ti descendió.
Traducción: Vicente Cristóbal López

Ver todos los detalles
  • Envío gratis en pedidos mayores a 50 €.

    Entrega en 5-7 días laborables para pedidos en España, en el caso de envíos fuera de España el tiempo de envío podría ser algo mayor.

  • Todo el trabajo de Pneuma Music se ha realizado en España.

    Música medieval española inédita hasta el momento. Sus discos, con  formato Digipack de cubierta de cartón y libreto interior (bilingüe + idioma original), quieren acercarse a una obra de arte total.